Afilador De Dardo De Tungsteno

Cómo usar los afiladores de dardos?
Los afiladores de dardos son muy importantes en el juego de los dardos. Sin afilar las puntas de los dardos, se embotan y no se pegan en el tablero. Cuando los dardos no se pegan en el tablero, el lanzador no obtiene puntos. No importa cuán perfecto sea el objetivo de un jugador, al final no importará si sus dardos no permanecen en el tablero. Aquí se explica cómo usar los afiladores de dardos para asegurarse de que los dardos permanezcan atascados en el tablero de dardos.

1.Rub la punta del dardo en la piedra. Sostenga el dardo paralelo a la piedra de afilar y frote ligeramente el extremo del dardo sobre la superficie de la piedra. Asegúrese de girar el dardo para afilar correctamente todos los lados. Revise la punta continuamente para asegurarse de que esté afilando correctamente y ajuste el afilado en consecuencia.

2.Compruebe la forma de la punta del dardo. Las puntas de dardo perfectamente afiladas no son puntiagudas; Tienen una punta ligeramente redondeada. La punta debe parecerse a la punta de un bolígrafo para que se adhiera correctamente al tablero de dardos. Si la punta tiene un punto en ella, frote ligeramente el extremo de la piedra de afilar en círculos hasta que quede redondeado.

3. No te excedas. Afiladores de dardo a un punto son demasiado afilados. Estos dardos a menudo no se adhieren al tablero de dardos, sino que rebotan y caen al suelo. También corren el riesgo de dañar el cableado de la placa debido a su nitidez. Los nuevos dardos en el embalaje son demasiado afilados para jugar. Redondea las puntas de los dardos hacia abajo con el afilador de dardos antes de usarlos para que no queden demasiado afilados.

4.Utélelo con frecuencia. Revisa las puntas de los dardos antes de tirarlos. Probablemente no sea necesario afilar las puntas entre cada lanzamiento, pero en ocasiones sucede que la punta necesita un retoque. Definitivamente afile los dardos entre juegos para mantenerlos en plena forma.

5. Esté atento a los signos de una mala punta. Una mala punta es una punta demasiado afilada o completamente sin filo. Al jugar, el mayor signo de una punta que necesita afilarse es el dardo que rebota en el tablero. Las puntas afiladas y puntiagudas se deslizan hacia adentro sin pegarse, rebotan en el respaldo y los dardos planos hacen un gran agujero del que se deslizan hacia atrás. Esto sucede tanto cuando la punta es demasiado aguda como cuando no está afilada o plana.

Consulta y comentarios